martes, 10 de mayo de 2011

Por favor Sam...tocala otra vez...

Un estomago doblado en dos, transformado en bolsa a boca abierta, por asas labios con demasiado aire sin envasar pero en vacío… yo te hablo de la existencia de signos positivos elevados a infinito…y tu de la costumbre de llegar solo a una suma de signos estables… Como un ejecutivo de sueños sin el verbo ejecutar…

Es posible que tengas la razón de todas las  razones de las mesillas de noche que a las 12 se dan las buenas noches mientras apagan la luz…La Luz… y te abrace la razón al cuadrado avalado por la repetición de ese instante a lo largo de las años… Yo andaré vomitando amor apoyada en algún esquina, víctima y culpable de una mala resaca a la que te entregas de alma al alba…

Es precioso empuzlarte cada noche... porque perder color…porque estatificarlo…porque no embellecer sin fotoshop, con corazón…y la respuesta es  sencilla…no tengo la necesidad…silencio y respeto entre cuatro ruedas…



… "cuando me apuñale la nostalgia y no reconozca ni mi voz"…

2 comentarios:

Hipérica dijo...

Resistirás

Mixha Zizek dijo...

me encanta tu entrada, el lenguaje poderoso, es una prosa poética excelente, saludos