viernes, 11 de marzo de 2011

El cigarro de un idiota...

Podría estar cogiendo un tren dormido...con las pestañas haciendo de parabrisas pegada a la ventanilla, como un niño a una tienda de caramelos, desgramatizando los sonidos de recuerdos en pausa...con la soledad previa del viajero pegada al techo, techo proyector de imagenes que ya solo quedarán en ese vagón...

Pero he salido a la calle con mi chupachups... hace de antena parabocalica...de mi boca al aire, por si alguno de esos besos se queda pegado a mi... es casi como echarte pegamento en los brazos y salir corriendo colina abajo, gritando vamos si me sientes lánzame un abrazo...

Alli en el único árbol diferente del paseo quise dejarte algo, como en el contestador no verbal de tu pecho...no hay voz,... es solo que paso montado en una nube un solo de impulsos improvisados en acustico...

Podría estar cogiendo un tren dormido esta noche, pero no encuentro lugar donde dejarte esa carta para salir al encuentro de un a hora...

3 comentarios:

Any dijo...

Qué manera de llenar un corazón de amor y tristeza a partes iguales...

Pato dijo...

Tener las palabras viajando por dentro y no saber dónde dejarlas para que sean escuchadas es una sensación dulcemente amarga.

Coincido con el comentario anterior.

Igual has conseguido escribirlo aquí y eso estuvo bueno!

Besos.

Hipérica dijo...

Échala al buzón de los caminos ya recorridos y a Volver a empezar..
UN saludo