domingo, 25 de octubre de 2009

La inercia no tiene voz propia...




Suena algún acorde en la esquina de la cama, que podría ser perfectamente ese rincón oculto en mi mente, donde  y cuando llega el blanco salen los pensamientos a pasear sin pedirme permiso...porque no lo necesitan...por que no lo necesito...porque son libres...


Solo me gusta repetir las estrofas de una canción cuando realmente me gusta esa parte, pero es que a veces pasa, que cuando las siento muy dentro, quedan en el invisible silencio de un pentagrama que por falta de espacio pasa desapercibido...pero no me importa...no...son tan míos...


Se desata el aire en la calle por momentos, y yo me quedo en medio de un cruce de caminos donde no hay edificios con el pelo suelto...cerrando los ojos...mientras mi cabeza se agacha y la sonrisa se esconde donde acaba la barbilla y empieza el escote, guardada en la nuez de la vida...donde esta todo lo que se queda en medio...lo que pasa...lo que esta ahí emocionando el paladar, lo que te hace tragar saliva cuando la lengua es solo el suelo en el que te tumbas para  contemplar el cielo de paladar...




Suena algún acorde debajo de la cama...no lo vengas a buscar...

3 comentarios:

Esencial dijo...

A veces no se dónde suenan los acordes. No se si provienen de la esquina de la cama, de debajo de la cama, del viento, de la niebla, ... o de dentro de mí. Pero sí,los pensamientos libres y los acordes míos.

Besos de un paladar exigente.

De cenizas dijo...

La música, las estrofas conocidas...mejor encima que debajo de la cama.

Verónica (peke) dijo...

y que la BSO de tu deseo la pongas tu mismo, dentro y fuera de esas cuatro paredes, y esta puedes ponerla tantas veces quieras....

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...