lunes, 15 de febrero de 2010

...te di con Es...



Se sentó una vez más en el bordillo de la carretera...la ciudad parece marcada por el aviso de nieve...solo es un aviso...sin embargo en la calle solo camina sus anchas el aire...ese que no vemos...pero que de tocar a veces hasta cala...como los sentimientos que por invisibles entran donde quieres y no...

Se sentó en el bordillo...es curioso...cada piedra, gravilla que compone el asfalto...seguro que antes de sentirse pisada, fundida con otras piedras, con otros elementos, antes de sentirse útil, o antes de divorciarse de su camino para convertirse en el camino de otros...antes de convertirse en parte de la piel de una ciudad que necesita de poros  alcantarillados para desahuciar el humo de los lunes grises...antes...antes de todo eso, era eso una piedra...diferente y única a todas las que hay que digo en la ciudad...en el mundo...

Y a mi me duele...me duele justo eso...aunque el común y plural de la palabra edificio, de ,por su orden la forma a la plazuela de la calle infancia...a mi me pesa...y si me pesa la barbilla toca el pecho...y se hace hueco a cara cansada...

Se sentó en el bordillo...dios santo...no es solo una carretera...extendió la mano con los ojos cerrados y la llevo lentamente hacia el mismísimo asfalto...porque para ser tacto hay que tenerlo primero...pudo contar cuantas pequeñas piedras caben en la yema de un solo dedo...y le dio miedo plantar toda la palma, por que a veces querer abarcar de más significa restarle piel al menos...

Que le entraron ganas de llorar apretando los puños...de marcharse en busca de alguien que solo con ver la marca de la linea de la mano lo entendiera...lo sintiera...se le encogiera el estomago, parando los segundos en cada temblor sin ser consciente de que hace malabares con ellos, jugando en la comisura del otro a no ser el plural de verbo sentir...

Que le entraron ganas de gritar por dentro apretando los ojos para no despertar al mayor de los silencios el que habita en el cruce que lleva del Paseo Olvido a la Glorieta de los recuerdos esquina con el presente.

Se levanto una vez más del bordillo de la carretera...por taxi su cuerpo...



- ¿ A donde se dirige?

-Hoy... a casa llevame a casa...

3 comentarios:

Verónica (peke) dijo...

Cuando te abandonas y dejas que tu cuerpo te conduzca a rincones que antes no conocias...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe caliente, siempre que quieras...

Anónimo dijo...

"cada piedra, gravilla que compone el asfalto...seguro que antes de sentirse pisada, fundida con otras piedras, con otros elementos, antes de sentirse útil, o antes de divorciarse de su camino para convertirse en el camino de otros...antes de convertirse en parte de la piel de una ciudad que necesita de poros alcantarillados para desahuciar el humo de los lunes grises...antes...antes de todo eso, era eso una piedra...diferente y única a todas las que hay que digo en la ciudad...en el mundo..."

Genial...

Nana

Anónimo dijo...

NOTA INTERIOR: no olvidar mi esencia de piedra única y ni dejarme mezclar en alquitrán.
....ser piel de ciudad no es mejor que vivir en el rio.

Nana